La esclava sexual más antigua de Sullivan (III)

“Ya los clientes me empezaban a preguntar por qué tenía las piernas negras, ya no podía esconder las lesiones de mi cuerpo. También otras mujeres a las que les habían inyectado sustancias en los glúteos y en los senos estaban enfermas: Marcia, Laura, Lucía, Rosa, Rosalinda…”.[Leer más]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *